OTRA VISIÓN SOBRE LAS LÍNEAS DE NAZCA

13.05.2014 10:46

 

Siento cierta frustración por el hecho de no haberme tomado la molestia de acudir a algún curso de informática y así me va. Podría editar alguna foto al respecto y, como decía el otro: una imagen vale más que mil palabras, y con palabras y echándole un atisbo de imaginación, simplemente observando a través del satélite, comprenderás otra realidad mucho más sencilla y racional.

Porque todo tiene su porqué, sin más complicaciones que aprender a pensar un poco más allá e intuir algunos detalles relativos al funcionamiento del universo y la mecánica que lo mantiene y evoluciona.

Siento cierta pena por la pobre señora Reiche, que se fue sin concluir el motivo de sus desvelos. Dos tercios de una larga vida buscando un porqué que estaba ante sus narices con simplemente asomarse al balcón del satélite pensando ése poco más allá.

Ése poco más allá que supone saber que la vida en la tierra tiene una misión muy concreta, desde la partícula más ínfima, hasta la autosupuesta obra cumbre de la creación con el autodenominado Homo Sapiens Sapiens.(Jejeje).

Pues resulta que, cada ser vivo, deja una cosecha acorde con su tamaño cuando le llega la muerte. Esa cosecha queda en la tierra: el agua al agua, la tierra a la tierra, el aire al aire y el fuego al fuego. Fuego que ha mantenido en funcionamiento el cuerpo que habitó, y que multiplicó su energía a partir de una chispa de fecundación donde se produce una explosión multiplicadora de la energía sembrada con el crecimiento del cuerpo o ser creado, que vuelve a multiplicar su energía con la progenie o descendencia, y vuelta a empezar en una continua siembra y recogida de cosechas en constante evolución según el fin de la obra universal.

Y esa chispa divina, que dio origen a ese ser, ha multiplicado el volumen de su núcleo a la hora de la muerte que espera en tierra la llegada de las torrenciales lluvias otoñales que inician la eterna tarea de lavado, selección y purificación de la cosecha, que se inicia en lo más alto de las cumbres a través del entramado sanguíneo de la Madre Tierra en los cauces fluviales desde su nacimiento, que aportan el oxígeno o energía que periódicamente necesita nuestro anfitrión cual organismo al uso.

Las crecidas arrastran energía que produce vida allá donde su camino la lleva, hasta llegar al mar, donde las corrientes submarinas ultiman la tarea de limpieza hasta llegar a los cañones abisales, donde quedará depositada, como el caso de Nazca, en una especie de delta submarino, como materia positiva. Materia cuyos torrentes se aprecian perfectamente bajando por las laderas al encuentro de los vórtices negativos que parten de lo más profundo al feliz encuentro con su energía opuesta. Y cuando esto sucede, se produce luz, calor, vida, movimiento y, por consiguiente, multiplicación de energía que reclama el núcleo del planeta para seguir con su misión de refinería, purificación, selección de la materia y siembra de cosechas a todos los niveles.

Presuponiendo que, a estas alturas y considerando una falta de respeto para el Creador reclamar la exclusividad del patrimonio de la vida para la Tierra puede ser considerado como de tiestos sobre los hombros, a pesar de los de siempre, empeñados en mantener al personal adorando su poderío económico, político  y militar, sabiendo que sus más sofisticados y diabólicos sistemas "defensivos" suponen el equivalente a los tirachinas palestinos contra los carros israelíes, nos hacer ver que son los defensores del universo contra todo lo que se acerque.

Paletos ignorantes...

Pues resulta que, los señores guardianes de la cosecha estaban aquí cuando se sembró. Millones de años cuidando la parcela que produce una tras otra cumpliendo con su cometido. Estudiando el cóctel de variedades resultantes, su evolución, para, al final, de los depósitos abisales, cosechar una parte de esa energía tan pura con sus naves o platos voladores, que se nos muestran cuando y como les apetece, dejándonos con cara de bobo y lo vas a contar por los cojones...

Pues vamos a estudiar el depósito de Nazca y comprobaremos que todas las líneas maestras comienzan siempre en un vórtice negativo que conecta con un positivo de los que bajan por las laderas, lo que supone un circuíto eléctrico al uso, con una zona central donde se produce la fusión en forma de los más curiosos rayos terrestres al encuentro de su polo opuesto.

Pues si miramos ése poco más allá, comprenderemos que esa energía tan pura, depositada en tan vasto lugar, supone un campo de cosechas donde, los más variopintos modelos de cosechadoras han dejado su huella particular, simplemente poniendo el piloto automático uniendo un polo negativo con uno positivo y surcadas perfectas succionando la crem de la crem, dejando los desechos a los lados. Muchos modelos y huellas diferentes y un mismo objetivo: selección, siembra, crecimiento y recogida y vuelta...

Pues resulta que, desde los sucesos que trato, la deriva lleva al continente americano a desplazarse en dirección noroeste pero, quizá por algún enganche de la placa en el fondo marino, está provocando que toda la masa continental esté sumergiéndose bajo la dorsal y, con ello, está levantando el lecho marino occidental dejando al descubierto lo que en tiempos fue zona abisal, que nos ofrece un maravilloso catálogo de fascinantes imágenes orientativas sobre el funcionamiento del planeta bajo el agua.

Muchas horas he pasado recorriendo el globo con el satélite y las sorpresas aparecen donde menos te lo esperas. Porque, si el depósito de Nazca es o fue un punto de interés para los peones de por ahí arriba, si enfocáis al desierto del Gobi y otros, comprenderéis que en tiempos fueron zona abisal y nos ofrecen otro maravilloso espectáculo de fuegos de artificio al encuentro de su polo opuesto y otros campos de cosecha con sus líneas al uso.

Supongo que, si nadie me contradice con argumentos y alguna prueba fehaciente, lo daré por bueno y que, la señora Reiche y resto de científicos que han pululado por el lugar, cerrados en conceptos y filosofías científicas de última hora, buscando no sé qué para empezar complicándose la vida con pistas de aterrizaje, calendarios y que si leches, ni que tuviera que aterrizar un tren de veinte kilómetros, que si los muñecos o figuras significan esto o lo otro, que si no se sabe..., que no se enteran de que, al igual que con los círculos de las cosechas te dejan con la misma cara de antes, cualquier cachondo al volante, que siempre los hubo y cada día más, simplemente absorbiendo lo que les interesa y dejando los desechos a los lados, hacemos dibujitos para niños, que no se aburran. Son algo puñeteros...

Mi intuición me lleva a pensar que, cada una de las figuras, supone un emblema o distintivo del planeta o constelación destinatario de la semilla seleccionada para iniciar otras cosechas cuando las circunstancias lo requieran.

Y alguien dijo que nunca cortes los cauces fluviales, que son la sangre de la madre. Y los cauces se cortan, uno tras otro; y una, dos, tres veces y las  que lo permitan. Y la energía provoca coágulos en los embalses, que cortan el ritmo vital evitando que la función natural siga su ritmo.

Pero el personal no se entera de que, si la energía no baja por sus cauces naturales, el perfecto mecanismo antibiótico del ser que nos cobija tiene sus recursos para hacerla llegar a pesar del empeño por evitarlo: temporales sin medida, rebañando costas a ritmo acelerado, huracanes, ciclones, tornados, deslizamientos, inundaciones... La energía necesaria debe llegar a cualquier precio y a pesar de las barreras artificiales levantadas por tan singular especimen.

Quizá, después de todo, los mitos del infierno y el purgatorio tengan su explicación lógica, siendo el purgatorio los depósitos abisales, donde se purga o selecciona lo mejor, y resultando el infierno la refinería o fundición el núcleo del planeta como destino de lo mejorable, que seguirá sembrando, a partir de la lava, la tierra fecundada con nuevas formas vivientes adaptándose a los nuevos tiempos.

Digo yo...

Fotogalería: OTRA VISIÓN SOBRE LAS LÍNEAS DE NAZCA

<< 1 | 2

Tema: OTRA VISIÓN SOBRE LAS LÍNEAS DE NAZCA

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario