VIAJE A LOS CANCHOS DE RAMIRO O PUERTA DEL AGUA

11.06.2014 19:22

 

EL EDÉN SEGÚN EL GÉNESIS

Salía de Edén un río, y allí se dividía en cuatro brazos...

Hasta aquí, todo correcto. Lo que suena fatal, es un río que se divide en cuatro brazos sin aclarar si vuelven a unificarse, lo que resulta un disparate si no es en algún delta desembocadura, que no es el caso.

Lo correcto y probado es que, en la misma puerta del Edén, se unifican los cuatro ríos que lo riegan, en el padre Tigris- Alagón, como podemos certificar sobre el terreno, en los mapas, satélites y demás.

 

(Hay opimiones para todos los gustos. Faltaba más...)

 

En la Puerta del Agua del Paraíso tenemos suficientes pruebas geológicas testigos de los hechos que desencadenaron la aventura de la vida en la etapa que nos tocó vivir, que ni es la primera ni la última, puesto que todos los planetas, suponen, desde que toman forma planetoide y consiguen rotación propia, parcelas productivas de vida, que es la esencia del Universo, de la cual se mantiene y con ella evoluciona.

No voy a entrar en detalles ni aventurarme en terrenos para los que el personal no está preparado, porque, con lo expuesto hasta ahora, debo suponer, por evidencias cercanas y globales, la digestión resulta algún que otro cólico.

Lo siento, no es mi intención, pero no soporto la arrogante ignorancia de las ciencias vigentes en todo su contexto, porque no saben lo que hacen ni lo que dicen, ni lo que viene...

El Jardín cercado por la pared del cráter que supuso la siembra de la parcela por parte de un espermatozoide celeste en forma de cometa, cuyo impacto contra el óvulo terrestre provocó la química de la vida en la presente era, dejó un rastro que se pierde en épocas de oscurantismo histórico, y reaparecen hoy gracias al libro Blasón..., confirmando lo escrito por los ancestros desde el inicio de la historia. Historia cierta, pero desubicada y desmantelada por intereses terrenos.

Ahí está el rastro y las pruebas que confirman la esencia de Las Escrituras...

Siempre sentí cierta fascinación por este lugar, sin saber por qué. Ahora ya lo sé.

Vosotros mismo.