LA SIERRA DE GATA EN LLAMAS

21.11.2015 11:39

A principios del pasado mes de agosto, como no podía ser de otra forma, después de varios intentos fallidos por parte de los criminales venidos de quién sabe dónde, o mercenarios comarcanos sin escrúpulos pagados por las mafias habituales, convirtieron el norte del Paraíso en un auténtico infierno. Un infierno que provocó el desalojo a la desesperada de varios pueblos de la comarca durante la penosa lucha de incontables medios de extinción venidos de varios puntos peninsulares ante la catástrofe medioambiental y humanitaria previsible y ayudada por las extremas condiciones de sequía prolongada en la zona.

Miles de familias hubieron de ser repartidas y alojadas entre Moraleja, Coria, Cáceres y alguna más, en pabellones polideportivos e instalaciones municipales y domicilios particulares en un alarde de solidaridad comarcal ante la magnitud de la tragedia que se avecinaba.

El resultado, un bombero muerto, más de 8000 hectáreas de alto valor medioambiental y paisajístico, casas, granjas con todos sus animales y explotaciones agrícolas arrasadas por la barbarie o demencia contrastada de los autores. Demencia y oscuros intereses antepuestos a los valores más elementales de respeto a la vida y conservación del patrimonio natural de una zona privilegiada en tales dones.

Todavía se me revuelven las tripas recordando el espectáculo nocturno dantesco visible desde casa, un punto o atalaya con una panorámica de lujo de toda la sierra, y el pavor o terror de Churruquina ante tal visión, y el miedo a dormir hasta la total extinción.

Así se veía desde el espacio, la humareda y la lluvia cenizas que hacían difícil la respiración a más de 100 kms.

Muchos años harán falta hasta que vuelva a ser algo parecido a lo que fue.

Sólo espero que los culpables, con el tiempo, aparezcan y paguen por una acción criminal sin sentido.

Auténticos hijos de puta. Ya te digo...

Fotogalería: LA SIERRA DE GATA EN LLAMAS