HAY PRUEBAS

23.05.2014 19:45

 

HAY PRUEBAS...

HAY MUCHAS PRUEBAS...

Muchas preguntas sin respuesta acompañan al hombre desde que perdió la brújula, su esencia, sus raíces y el motivo de su existencia.

Llega el tiempo de respuestas sin ambigüedades, sin tapujos, con argumentos y, PRUEBAS...

Pruebas que suponen nuevos planteamientos y reescribir la historia desde el primer capítulo porque, aparte de falseada, desfasada y desubicada, pierde buena parte de su misión u objetivo de poder recordar hechos y lugares, perdidos y hallados en escenarios ficticios, que se han apropiado de los mismos, provocando un auténtico descalabro histórico y el consiguiente despiste o jolgorio mental de los estudiosos, que nos han inculcado un disparate histórico.

Hay pruebas físicas, geológicas y documentales que avalan fielmente mis afirmaciones.

Sencillamente, ¿TE ATREVES...?

 

LA PENÍNSULA IBÉRICA EN EL CARIBE

Antiguo emplazamiento de la península y resto de Europa  al descomponerse el Continente único. Sencillamente supone la realidad de la Atlántida y su desaparición del entorno original. No es un mito.

Ubicación en la confluencia ecuador- meridiano 0, a la altura de Mauritania, porque África se ha desplazado hacia el norte y tenemos las directrices básicas para conformar la Masa Única. Europa escapó del abrazo americano arrastrándose contra África, hasta chocar con la masa asiática que se desprendió de la parte oriental, hasta conformar el continente euroasiático que sigue, junto con África, subiendo hacia el polo. Australia, le damos media vuelta y la encajamos contra Sudáfrica. El resto es un sencillo puzzle.

 

EL CENTRO GEODÉSICO

Supongo que la imagen resulta más que reveladora de lo que es en sí la península ibérica: un inmenso cráter de impacto con epicentro en el Paraíso Bíblico tal y como nos lo describe el Génesis en todo su contexto.

La visión sobre la explosión demográfica primigenia a partir del Paraíso es más que concluyente. Las fotos de la galería nos permiten apreciar los detalles que por falta de espacio en los archivos no puedo argumentar.

Pero podemos ver bien definido el mítico Tridente de Neptuno, conformado por la onda exterior o mayor, en la Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, Penibético y el tercer diente en el Sistema Central, que marca el punto de salida del agua madre de los océanos en el Paraíso. Un inmenso cráter cuna de la vida y del hombre, que dejó sus huellas desde el mismo origen en el UNIVERSO TERRESTRE, que nos muestra el libro Blasón... y que en la práctica podemos intuir analizando el mismo nombre: la cuna del verso o lengua única y original: El Castellano en sus diversas variantes. A partir de aquí, en la era de Noé, con la célebre confusión de las lenguas que menciona el libro, al salir del Universo o Tridente en las periódicas transmigraciones, comienzan el resto de lenguas peninsulares que todos conocemos y sus derivaciones a nivel global.

Así mismo, demuestra la evidencia sobre el relato de Platón al referirse a la Atlántida como una isla continente que supone Europa en su desplazamiento hasta la situación actual, y los anillos concéntricos que refiere en torno a la Ciudad Eterna como origen de la mítica citada cultura, y de las etapas posteriores que registra la historia aceptada hasta la actualidad como supuesta realidad inamovible.

Patinazos en serie uno tras otro dignos de risa.

Como podemos apreciar en el siguiente mapa de La Cuba, la Ciudad Eterna, a los pies de la Colina Original, la actual Coria, a lo largo de su historia ha recibido infinidad de nombres al compás de la multiplicación de las lenguas y la dispersión de las culturas transmigradas hasta sus destinos finales.

Como nombres originales de cada era, podemos destacar, en la era de Adán Riba de Coa; en la de Noé, la Gerusalem bíblica, Salem en origen y edificada por Sem, hijo de Noé.

En la tercera edad, que fue Rómulo, edificó, según el libro LA PRINCESA MADRE ROMA, supongo que tras alguna de las varias destrucciones que sufrió hasta entonces. Y para rematar la faena, el cabronazo del Nerón tira una colilla y se acaba la historia de la Ciudad Eterna. A partir de ahí, todas las culturas que parió y que seguían bajo su influencia, se hacen autónomas y la historia se pierde en la actual Roma y cada cual la cuenta como le conviene.

Dicen que todos los caminos llevan a Roma, algo perfectamente visible sobre el mapa, que nos muestra las ramificaciones expansivas por toda la península, por lo tanto, todos los caminos de vuelta llevan al mismo sitio de donde parten: El Paraíso.

 

PUNTO DE IMPACTO: LA CUBA Y LA COLINA ORIGINAL

El Sierro o Madre del Agua, según los ancestros, como depósito de los sedimentos  expulsados por la Cuba durante el proceso de salida del agua original y la Ciudad Eterna a sus pies. 

Si en enología denominamos como Madre a los desechos o sedimentos que se acumulan en el fondo de las cubas del vino, El Sierro, resultando el depósito de cascajo y sedimentos apreciable del agua de La Cuba, pues resulta La Madre del Agua de La Cuba.

Apreciamos los primeros asentamientos humanos a partir y entorno a  La Cuba: Coria, Casillas de Coria y Casas de Don Gómez , y la posterior expansión progresiva según las ondas geológicas provocadas por el impacto en torno al Paraíso.

El trazo grueso que sale del cráter, supone el punto de ruptura del muro por parte del agua al rebosar, que baja hasta las Villuercas en un profundo cauce grabado en la tierra por las especiales circuntancias del terreno, aún medio líquido por la fusión de la masa en el impacto. 

EL PARAÍSO BÍBLICO Y LAS SIETE COLINAS ORIGINALES

Jardín cercado, según los griegos viejos, delimitado por la pared del cráter origen de la vida con forma de cometa, que nos desvela el cuerpo que lo creó y responsable de la siembra de la parcela, defendido por las siete colinas originales con sus castillos llaves del Reino, y regado por cuatro ríos que se unifican a la salida del mismo, identificados en los actuales Alagón- Tigris; Árrago- Éufrates; el Pisón o Jordán en el Jerte(el valle refleja claramente el mango o estíl de un pisón que imita la forma del cráter), y el Guijón en la Rivera de Gata. Y entre el Éufrates y el Tigris, en su colina original, asentada sobre un cráter menor o Útero de la Madre, la verdadera Ciudad Eterna: Coria.