Blog

06.03.2015 11:10

LAS SEGUNDAS PARTES SIGUEN IGUAL

Veo que el ambiente no cambia, y la verdad es que cualquiera renunciaría a seguir gastando tiempo y dinero en una empresa frustrante por los resultados apreciables. Aumentan las visitas, pero nadie respira, a pesar de que la ciencia y gobiernos variados dejan notar su presencia. El hecho de esconder la cabeza no cambia el programa establecido, y los síntomas hablan por sí solos sobre el futuro a corto plazo.

Voy a rematar lo expuesto de la mejor manera posible y me voy a tomar con calma el asunto pendiente, porque no merece la pena obsesionarse por un sin remedio, visto el absurdo manicomio global y la demencia progresiva de unos regidores o mafiosos seudo demócratas paranoides que lo controlan.

A partir de ahora, volveré a mi rutina diaria disfrutando de mi entorno y las posibilidades que me ofrece. El buen tiempo me invita a salir de mi refugio, y con mi cucaracha campera desplazarme por la zona y camuflarme con la naturaleza en todo su esplendor.

Una de mis paradas habituales en la Dehesa Boyal de Casas de Don Gómez, la vieja casa de camineros, una atalaya sobre el Éufrates, que domina buena parte del cráter. Visible el caserío de la finca Monteviejo, del ganadero Victorino Martín con su museo y la vivienda de su hijo a la derecha.

La fiel compañera campestre, china de origen y perfectamente adaptada a su compañero o jinete y al uso que le da en su vida diaria. 

Pequeña, pero rebelde y con unos cojones de aquí te espero, que me revuelca cuando le parece y así andan los huesos, machacados sin conocimiento a lo largo de una vida de autocastigo físico que va pasando factura. Cualquier día me quita el pellejo. Pero qué coño, nos entendemos bien.

Hace tiempo que no me da por escribir artículos de interés y parece ser que hay quien los echa de menos, al menos los de La Inocencia Perdida, que según las entradas despiertan simpatía y el personal pide más. Si vuelve la inspiración, haremos lo posible por aportar alguno más a la serie. El sitio donde suelo escribir ayuda a concentrarse, a la orilla del río, en la sombra de una arboleda que os daré a conocer en lo sucesivo. Merece la pena intentarlo.

Así mismo, pienso abrir otra con la relación de universidades, centros educativos, científicos, gobiernos e instituciones a nivel mundial que han pasado por el anterior sitio (en este no hay forma de saberlo), sin asomar las narices en las opiniones, porque es duro reconocer la ignorancia colectiva al respecto de la HISTORIA.

Supongo que resulta más productivo para los enfermeros mantener el manicomio partido y enfrentado en averiguar de qué color es cierto vestido y la polémica existente a nivel global al respecto.

¿Ya han concretado el color? Manda cojones el nivel evolutivo alcanzado por la especie en la presente era.

Ya te digo...

Ya seguiré.

 

Leer más